Cómo escoger una clase de yoga ideal

DSC_2139
Parsvakonasana. Esta postura ayuda a estirar el torso y las extremidades. Fotos @tefymichelle

Hay muchas clases y estilos de Yoga que varían de acuerdo a su origen, fundador y objetivo. Incluso, existen opciones como el yoga con cabras o algunas más atrevidas e irresponsables como el yoga con cerveza. Estas creadas en Occidente, se relacionan muy poco con el fin último del Yoga, el desarrollo individual y espiritual. Por el contrario, se acercan más a la idea de resaltar y comercializar esta cultura milenaria.

El Hatha Yoga, se enfoca en la realización de ejercicios o posturas físicas, asanas, y de control de la respiración, pranayama. Con la práctica constante se fortalece el cuerpo y se desarrolla la flexibilidad. 

El objetivo del Hatha Yoga es la purificación del cuerpo y prepararlo para permanecer estable por largas horas en meditación. En Occidente es el tipo de yoga más popular.

Existen decenas de estilos de Hatha Yoga, estos son algunos de las más conocidos, varían en intensidad y objetivos.

  • Ashtanga Fue creada por K. Pattabhi Jois como una rutina de seis series de asanas, las cuales tienen que ser finalizadas una por una hasta pasar a la próxima. Las series hacen énfasis en la respiración y a medida que avanzan se incrementa la dificultad de las posturas.
  • DSC_2156
    Sirsasana. Nos da energía y revierte el flujo sanguíneo.

    Vinyasa En estas clases se enseñan secuencias fluidas que van de una postura a otra, para que cada movimiento se conecte con la respiración. Es apropiada para diversos niveles, para los principiantes se recomienda tomar clases de Vinyasa de nivel I o Gentle yoga (Yoga suave). En esta última se enfatiza en el estiramiento, se sostienen las poses por más tiempo y las transiciones entre una y otra son más pausadas. Para las personas que tienen una personalidad más competitiva o disfrutan más de los ejercicios de alto impacto, Power vinyasa es ideal, ya que el ritmo y las transiciones son más rápidas y demandan de más fuerza.

  • Iyengar Este estilo fue diseñado por B.K.S Iyengar y se enfoca en el alineamiento de las posturas con meticulosidad, además sostiene las poses por períodos más prolongados para enfatizar en la posición correcta del cuerpo en cada asana. Es ideal para las personas que quieren aprender las posturas con el menor impacto posible, pero con una alineación ideal. Usa elementos de apoyo como bloques de corcho, correas y cobijas para que el estudiante pueda adaptarse mejor a las posturas.
  • Kundalini Incluye posturas físicas, mantras o cánticos, meditaciones y ejercicios de pranayama. El fin, despertar o elevar la energía individual, que según esta filosofía reside en la base de la espina dorsal y sube hasta la corona de la cabeza. 
  • Restaurativo Es ideal para relajar la tensión muscular y mental con posturas que ayudan a estirar con un mínimo impacto y esfuerzo en el cuerpo. Las posturas se mantienen por largos períodos (pueden ser minutos) y se usan bloques, mantas, correas y cobijas. Es recomendable para personas con lesiones o para quienes sólo quieren dejarse rendir sin presiones sobre el mat.

    DSC_2121
    Kapotasana variación. Es ideal para estirar las caderas y ayuda a calmar la ansiedad.
  • Bikram También conocida como Yoga caliente, es una clase de Vinyasa, creada por Bikram Choudhury, en la cual se realizan las mismas 26 posturas en un cuarto con una temperatura de 40 grados centígrados (105F) por 90 minutos. Esto eleva el calor corporal, la sudoración y la flexibilidad muscular. Choudhury ha sido demandado y acusado de acoso sexual en Estados Unidos, la pelea legal lo llevó a declararse en bancarrota. 

Leave a Reply