Perro Boca Abajo, lo díficil de una postura básica de Hatha Yoga

 

DSC_2128
Perro Boca Abajo (Adho Mukha Shvanasana). Fotos Estefanía Jaramillo

Cuando estaba comenzando a practicar yoga la postura del Perro Boca Abajo o Downward Facing Dog (Adho Mukha Shvanasana) era para mi lo mismo que comer avena, es decir desagradable, pero necesario. Por cierto, después de décadas de vida ahora me gusta comer avena. 

 

Perro Boca Abajo es una de las posturas básicas de toda práctica Hatha Yoga, también en cierta manera es una de las primeras posiciones invertidas que aprendemos, ya que nuestra cabeza esta más abajo que nuestro pecho y se está invirtiendo el flujo sanguíneo. 

Mantener el peso sobre mis manos y los brazos extendidos era incómodo, temblaban y en segundos tenía que apoyar mis rodillas para recuperarme. Ya mantener la respiración con tu cabeza apuntando a tus rodillas es inusual.

Cuando uno está empezando piensa muy pocas veces en que esta es tu meta porque la repites muchas veces en una clase.

El Perro Boca Abajo es una de las posturas más comunes en toda práctica, así que aprendemos a entenderla, a hacerla y hasta quererla. Incluso hay profesores que dicen toma unos segundos de descanso en la Postura del Niño o en Perro Boca Abajo. Y algunos preferimos esta última. Que yoguis tan extremistas somos.  

Quien diría que después de unos años tomaría esta pose para descansar o para levantarme del piso cuando estoy sentada en mi casa.

Es como aprender el abecedario completo, no te lo aprendes por el hecho de que te vas a quedar con el orden de las letras, sino porque luego vas a poder leer palabras, oraciones, párrafos y libros enteros. Con esta postura se fortalecen muchos músculos que preparan el cuerpo y la mente para hacer otras más avanzadas. 

En estos pasos te muestro cómo hacer Perro Boca Abajo. Si te cansas, bienvenido al mundo del yoga, baja las piernas y vuelve a empezar.

  1. Lleva las rodillas al piso y sepáralas a la altura de las caderas.
  2. Estira los brazos hacia al frente, apoya las palmas de las manos y abre los dedos para que el peso quede distribuido en el centro de las manos y no en las muñecas.
  3. Mantén los brazos extendidos y empuja los hombros hacia atrás para elongar el cuello.
  4. Enfoca tu mirada hacia tu ombligo. Deja la cabeza hacia abajo.
  5. Levanta los glúteos hacia arriba y trata de estirar las piernas. Si los talones no tocan el piso, no forzarlos. Separa los pies a la altura de las caderas y empújalos al piso.
  6. Empuja el abdomen hacia adentro y hacia arriba. 
  7. Sigue empujando el pecho en dirección a tus piernas y elevando el coxis hacia arriba.
  8. Inhala profundo y exhala despacio. Descansa cuando sientas que te vas a caer.

Como profesora veo muchos alumnos que en Perro Boca Abajo se cansan y que sus brazos tiemblan. Les digo que continúen, muchas veces ignorando el hecho de que yo me sentí igual que ellos los primeros meses de mi práctica. Quizás es que estoy tomando por sentado sin apreciar el esfuerzo de esta postura básica.

Si eres de los que aún batallan en el mat para domar a su perro boca abajo, no te desanimes y sigue hasta que te mueva la cola. Si eres de los que ya lo domaste, quiérelo porque tal vez no te acuerdes, pero te tomó tiempo llegar allí. 

Leave a Reply