Dale la bienvenida a la ansiedad

DSC_2033
Siéntate con las piernas cruzadas, estira el torso, aprieta el abdomen, apoya un brazo en el piso y con la exhalación flexiona el torso. Empuja hacia atrás el hombro de abajo y el brazo de arriba estíralo. Regresa al centro y cambia de lado. Esto ayuda a estirar la columna y relaja la tensión en la espalda.

Escuchar a alguien decirte cuando te sientas ansiosa disfrútalo, piensas “¿se está burlando de mi”? Pero no, es una manera valiente, centrada y con un intelecto desarrollado para explorar los monstruos que nosotros mismos nos creamos.

 

El maestro de meditación budista, Kadam Morten Clausen, decía en una charla del Kadampa Meditation Center en Miami, que cuando sientas que la ansiedad está volviendo a desordenarte la vida, dale la bienvenida, no la pares o la niegues porque eso la aumentará. Hará que esa fantasía tenebrosa que creó tu mente, por algo que no ha sucedido en el futuro, se vuelva más grande e inalcanzable.

“Tendemos a identificarnos con una manera limitada de nosotros mismos, con la ansiedad, engaños, proyectamos situaciones abrumadoras y nos identificamos con la incapacidad de manejar eso que nos agobia. Cuando esto pasa, explora las raíces de la ansiedad. Esos momentos de temor nos hacen volver a la práctica de la meditación porque nos recuerdan que tenemos que ser consientes de nuestro momento presente”, dijo Kadam Morten Clausen.

Ese miedo puede venir disfrazado de muchas formas. Esta vez a mi se me apareció con el monosílabo NO. 

Cuando te dicen NO tantas veces a tus peticiones y propuestas te preguntas ¿estaré equivocándome una vez más? ¿Será que no soy lo suficientemente buena en esto que elegí?

Escuché al maestro y decidí mirar hacia adentro. Me senté en silencio, crucé las piernas cerré los ojos y me escuché. Sentía miedo a decepcionar a la gente que amo, a no proveer para mí lo suficiente. Tan pronto lo observé, lo entendí, se fue alejando. Hasta que ella, la Marian ansiosa, regrese, la esperaré aquí más preparada y con mi mejores leggins para sentarme a conversar con ella. 

 

Leave a Reply