Tres posturas de yoga para hacer un receso durante tu trabajo

Estas posturas de yoga nos pueden dar energía durante un receso de nuestro trabajo.

Hay situaciones que nos van a probar nuestra resistencia mental y capacidad de reflexionar sobre lo que nos genera estrés o nos da calma. Para mí pocas cosas en la vida son tan estresantes como conducir un auto

Años de practicar calmar la mente, estudiar sobre filosofía del yoga y leer sobre meditación budista, aún manejar me genera descontrol, una mezcla explosiva de miedo, ira y desesperación, al punto de que mis manos me duelen porque agarro tan fuerte el volante.

Por eso cuando comenzó la cuarentena, agradecí no tener que manejar hasta mi trabajo todos los días. No quiere decir, que celebre la pandemia, no. Entiendo y soy testigo del sufrimiento que ha traído a millones de personas en el mundo. Sólo pude ver desde mi realidad pequeña en este mundo vasto, un aspecto favorable del que puedo agradecer en medio de este momento atípico que vivimos.

Ahora que trabajo en casa a diario, puedo tomar unos minutos al día, especialmente antes de almorzar para hacer algunas posturas de yoga que me permiten darle una inyección de energía, alegría y diversión a mi mente, en medio de las noticias que debo leer. 

La mayoría de las veces, practico inversiones, pararme de manos (aún estoy aprendiendo y necesito el apoyo de una pared) o de cabeza. 

Otras veces hago posturas sencillas, pero que me dan esa energía para volver a sentarme por horas frente al computador. Estas son las que quiero compartirte en el video y que puedes hacer al menos 10 minutos antes de almorzar, no después porque estás en el proceso de tu digestión.

Si estás trabajando en casa puedes intentarlas durante una semana y observa el cambio de cómo te han ayudado estas posturas durante la segunda mitad de tu jornada laboral.

Estirarse en la oficina para aliviar dolores de espalda

INHALA

Pasar muchas horas sentados en el escritorio, conduciendo o simplemente viendo televisiòn o Netlflix (el efecto es el mismo) la espalda comienza a deteriorarse y a experimentar dolores, especialmente en la parte baja. 

La práctica del yoga ayuda a aliviar estos malestares cuando son producto de una postura incorrecta o por el debilitamiento de los músculos de la espalda y el abdomen que protegen y soportan la espalda. 

En una clase de Vinyasa flow e incluso de Gentle yoga la mayoría de las posturas fortalecen el abdomen lo que ayuda a quitar la presión en la espalda baja. Algunas de las poses como Ukatasana o la Postura de la Silla, Navasana o la Postura del Bote y Kumbhakasana, la Plancha, son ideales para sentir el centro del cuerpo trabajando a su máxima capacidad.

Sin embargo, cuando se está en la oficina se pueden hacer otras posturas de estiramiento para ayudar a aliviar el dolor momentáneo y lubricar las vertebras. 

Al estar sentado con la espalda derecha inhala profundo y trae lo brazos hacia arriba, al exhalar baja los brazos estirados hasta la altura del pecho, arquea la espalda y mantén el abdomen firme. Se puede repetir unas cinco veces. Adicionalmente, se puede flexionar el torso hacia los lados y soltar.

Asimismo, levantarse del escritorio a estirar las piernas cada 30-45 minutos es bueno para aliviar la presión en la espalda y el coxis. Flexionar el torso hacia abajo con las rodillas un poco dobladas y sostener los brazos permite estirar las vertebras.

El sedentarismo agrava los dolores, por lo cual es bueno tener una rutina diaria de ejercicios. El yoga es una opción favorable porque permite trabajar muchos músculos del cuerpo al mismo tiempo y con un mínimo impacto.